Praeter um sententia

¿Qué es vivir en un país en vías de desarrollo? Ofrecemos el punto de vista de uno. La intención es mostrar las ideas detrás de vanguardia en un medio ambiente de seguidores

Buscar este blog

Cargando...

viernes, 25 de septiembre de 2009

POLITICA> ¿Quién resiste a quién?

Hasta el 28 de junio de 2009 Honduras era un pequeño país centroamericano conocido por practicamente nadie. Aquel último domingo del mes de junio este país de
112,492 Km² de extensión territorial y un producto interno bruto para el 2008 de 270, 597 millones de Lempiras (moneda local) o su equivalente en dólares estadounidenses, 14,319 millones, para una población aproximada de 7 millones 700 mil (Banco Central de Honduras. 2009. Producto Interno Bruto 2009. Banco Central de Honduras. tomado el 25 de septiembre de 2009 de http://www.bch.hn/pib_base2000.php) estuvo presente en todos los noticieros de América. Por alguna extraña razón, esa madrugada el presidente de este país, Manuel Zelaya, estaba con su ropa de dormir en la terminal del Aeropuerto de San José, Costa Rica.

Lo primero que se supo de este irregular acontecimiento fue que ese día estaba programada una "encuesta de opinión" promovida por el poder ejecutivo. Esta mal llamada encuesta sería la causa para lo que aparentemente era un golpe de estado. El destituido mandatario proponer una asamblea nacional constituyente para reformar la Constitución de la República; lo que es tipificado como delito de traición a la patria por la constitución en vigencia. Según esta, desde el momento de proponer la idea, el jefe de estado debía dejar su cargo, por delito de traición a la patria. Como siguió en sus funciones, a pesar de los fallos de la Corte Suprema de Justicia y la negativa del Congreso Nacional, el gobierno del Sr. Zelaya era uno usurpador, no legítimo, que había violentado las leyes del hasta entonces desconocido país.
Desde aquella fecha se dijo que el "gobierno de facto", que habían nombrado, mediante la herramienta de la democracia representativa, los diputados al Congreso Nacional de forma interina por los seis meses restantes del periodo de cuatro años que tiene un presidente en esta nación, violaba los derechos humanos y reprimía a los hondureños. Cierto había un toque de que afectaba grandemente al comercio, pero algo fuera de lo usual había sucedido, era una medida no descabellada. Pero, los que hacían acusaciones de violencia, agresión e incluso genocidio por parte del gobierno interino eran de personas que estaban fuera del país.

La resistencia

El grupo de los que respaldan el proyecto de la nueva constitución, financiados por los impuestos, fueron los que formaron la Resistencia Nacional Contra el Golpe de Estado. Ellos son los que verdaderamente han estado reprimiendo a los hondureños. Aunque la carta magna permite a todos la libertad de expresión, pide que se respete a los demás. Cierto una forma de expresarse es manchar un pared para que los que pasen cerca puedan saber lo que esta persona piensa. Pero si alguien piensa en hacer esto, lo más correcto es que lo haga en su pared. Nadie tiene el derecho de manchar la pared de alguien más. La imagen a la derecha muestra uno de estos grafitis. Hace referencia al sacerdote salvadoreño Andrés Tamayo. Aunque está algo borrosa se alcanza a leer "tamayo representa los huevos", el mensaje completo es "tamayo representa los huevos de Cristo". Queda a discreción del lector la interpretación de este mensaje. El presbítero católico Andrés Tamayo es una salvadoreños que estaba a cargo de la administración de una parroquia en el departamento de Olancho. Se dio a conocer hace algunos años por denunciar a algunas personas que hacían uso irracional de los recursos forestales en aquel departamento. Ahora se viste de rojo y pide la restitución del Sr. Zelaya.
Esta llamada resistencia también gusta de tomarse vías de comunicación como medida de presión. En los países donde la regla es que la gente sea civilizada, los manifestantes se colocan a las orillas de las calzadas y se expresan mostrando pancartas; no obstruyen el paso. En Honduras en cambio se ponen llantas en toda la calle y luego se incineran. Una clara demostración de la capacidad de analizar su situación que tienen varios hondureños.
Las movilizaciones de estas personas han causado pérdidas al país, paralizan el comercio, atacan a terceros y a la fuerza policial y armada, queman establecimientos e intimidan al resto de la población. Los ojos del mundo se posan sobre los supuestos atropellos que comete la policía en su contra, rara vez oye la voz de protesta del resto en contra de ellos. La mayoría del pueblo hondureño clama por la paz. La primera de estas manifestación en pro de la paz, y algo de repudio al gobierno del destituido Zelaya, iniciaron el martes 30 de junio, al mismo tiempo que Zelaya hablaba ante Naciones Unidas. En la capital hondureña, al rededor de cuarto de millón de personas, fueron al la plaza central de la ciudad para demostrar su apoyo a lo ocurrido. (para más sobre esto visitar: http://www.elheraldo.hn/content/view/full/3395)

Las siguientes imagines tal vez no sean muy familiares fuera de Honduras, y no se relacionen con lo que ha sucedido desde el 28 de junio:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores

Datos personales