Praeter um sententia

¿Qué es vivir en un país en vías de desarrollo? Ofrecemos el punto de vista de uno. La intención es mostrar las ideas detrás de vanguardia en un medio ambiente de seguidores

Buscar este blog

Cargando...

martes, 1 de febrero de 2011

Febrero: mes de la educación

Los estudiantes hondureños se preparan para iniciar sus actividades académicas para este 2011. Febrero marca el mes en el que se inicia el año lectivo en este país. Se inicia una de las actividades más importantes para el desarrollo, es por eso que todos debemos comprometernos para que las metas en educación se cumplan este año. Los agentes que tienen papeles cruciales que cumplir son los maestros, que deben asegurar que se aproveche el tiempo; el gobierno debe encargarse de que haya una adecuada logística en cuanto sea necesario; los padres deben velar por que los alumnos estén preparados y, finalmente, los alumnos serán los que tengan que realizar la tarea fundamental de aprender.

El 2011 no ha tenido un inicio más prometedor que los años anteriores. Los maestros ya se han manifestado una vez en la plaza de La Merced cuando vieron que su estatuto estuvo en riesgo de desaparecer. Como administradores y supervisores de los recursos de la educación del país, este no es el mejor ejemplo que el magisterio puede dar. Empezando porque el recurso más valioso, después de los estudiantes, que tienen es el tiempo. Sería ya un gran avance que se logre cumplir con los doscientos días de clase, que están establecidos, asegurándose que los alumnos cubran el material que se establece en el currículo.

El gobierno también es un actor fundamental, generalmente las clases se suspenden debido a demandas de parte de los educadores por falta de pago. Es cierto que el país no está en abundancia de recurso financiero, pero como base para el desarrollo, la educación merece la mayor inversión como sea posible. El gobierno de Porfirio Lobo se ha comprometido a pagar en tiempo y forma todas las obligaciones con los maestros, la patria espera que así sea. Siempre que los docentes cumplan con su parte de moldear las mentes de los futuros hondureños, encargados de dirigir el destino de esta nación en el futuro, bien merecida tendrán su paga. Pero pagar salarios no es suficiente, es necesario también que se proporcione todos los insumos necesarios y asegurar que todos los centros cuenten con infraestructura adecuada. Cierto que el país tiene otras necesidades, pero la educación merece atenderse antes de atender cualquier otra. Si tenemos una población educada, esta luego podrá encargarse del resto de problemas de forma más creativa, eficiente y eficaz.

Los padres, como responsables de la crianza de los hijos, deben ser consientes que la mejor herencia que pueden dejar a sus hijos es la educación. Todos los demás bienes pueden ser derrochados y arrebatados. Con la educación y fe no ocurre así.

Finalmente, serán los alumnos los que determinen el éxito del sistema educativo. Son ellos los que deben poner la cuota más grande de esfuerzo ya que son ellos los que deben aprender. Escuelas, maestros, gobierno y padres, son solo facilitadores de esta misión. Deben comprender que el futuro del país, y de ellos mismos, depende de lo que hagan hoy, de que tan bien se preparen para mañana.

¡Bendiciones para todos los estudiantes, a cualquier nivel, y éxitos en sus estudios!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores

Datos personales